El Principito, es sin lugar a dudas, una obra de culto que ha traspasado todas las fronteras. Es que Antoine de Saint-Exupery no solo deja enseñanzas para los pequeños, sino un enorme reservorio de sabiduría para los adultos. A continuación, como en ningún otro sitio, presentamos las mejores frases de El Principito con imágenes. 

Frases de El Principito inolvidables

Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.

Los adultos nunca entienden nada por sí mismos y es agotador que los niños les expliquen siempre y para siempre.

Las personas donde vives cultivan cinco mil rosas en un jardín. Sin embargo, no encuentran lo que están buscando. Y sin embargo, lo que están buscando se puede encontrar en una sola rosa.

Lo que más importa son los placeres simples, tan abundantes que todos podemos disfrutarlos. La felicidad no radica en los objetos que reunimos a nuestro alrededor. Para encontrarla, todo lo que tenemos que hacer es abrir los ojos.

Te vuelves responsable, para siempre, de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa, Principito.

Soy quien soy y tengo la necesidad de ser

Una pila de rocas deja de ser una pila de rocas en el momento que un solo hombre la contempla, llevando dentro de él la imagen de una catedral.

Las cosas más bellas del mundo no se pueden ver ni tocar; se sienten con el corazón.

Es mucho más difícil juzgarse a uno mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte correctamente, entonces eres un hombre de verdadera sabiduría.

Un día vi la puesta del sol cuarenta y cuatro veces. Ya sabes, cuando uno está tan terriblemente triste, uno ama las puestas del sol.

Pero los ojos son ciegos, hay que mirar con el corazón.

Lo que hace que el desierto sea hermoso es que en algún lugar esconde un pozo.

Bueno, debo soportar la presencia de unas pocas orugas si deseo conocer a las mariposas.

Los adultos son ciertamente muy extraños.

Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin que algún día cada uno pueda encontrar la suya.

Únicamente los niños saben lo que buscan. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan lloran.

El tiempo que desperdiciaste con tu rosa hace que tu rosa sea tan importante.

Los hombres ocupan muy poco lugar sobre la Tierra. Las personas mayores no les creerán, seguramente, pues siempre se imaginan que ocupan mucho sitio.

Si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, y yo seré para ti único en el mundo.

Las flores son débiles, son ingenuas. Se defienden como pueden; se creen terribles con sus espinas.

Todas las personas mayores fueron primero niños, pero pocas lo recuerdan.

Si amas una flor que está en una estrella, es dulce por la noche mirar al cielo. Todas las estrellas son un torbellino de flores.

Por supuesto que te amo: es mi culpa que no lo hayas sabido todo el tiempo.

Pero el engreído no lo escuchó. Las personas engreídas nunca escucharán nada más que elogios.

¿Dónde está la gente? Está un poco sola en el desierto. También es solitario cuando estás entre las personas.

Los hombres no tienen más tiempo para entender nada. Compran cosas preparadas en las tiendas. Pero como no hay tiendas donde comprar amigos, los hombres ya no tienen amigos.

Las palabras son la fuente de malentendidos.

Si alguien ama una flor de la que solo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que la mire para ser dichoso.

Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido o no una rosa.

Los mejores mensajes de El Principito para compartir

Todos los hombres tienen estrellas, pero no son lo mismo para diferentes personas. Para algunos, que son viajeros, las estrellas son guías. Para otros, no son más que pequeñas luces en el cielo. Para otros, que son eruditos, son problemas. Pero todas estas estrellas están en silencio. Tú, solo tú, tendrás estrellas como nadie más las tiene.

Olvidar a un amigo es triste; no todos han tenido un amigo.

El verdadero amor comienza cuando no se busca nada a cambio.

He vivido mucho entre los adultos. Los he visto íntimamente, al alcance de la mano. Y eso no ha mejorado mucho mi opinión sobre ellos.

Cuando alguien se sonroja, ¿no significa eso sí?

Los niños deben comprender a los adultos

Y cuando tu dolor sea consolado (el tiempo alivia todos los dolores) estarás contengo de haberme conocido.

Para mí solo eres un niño pequeño como cien mil niños más. Y no te necesito. Y tampoco me necesitas. Para ti soy solo un zorro como cien mil zorros más. Pero si me domesticas nos necesitaremos el uno al otro. Serás el único chico del mundo para mí; seré el único zorro del mundo para ti.

Nadie está nunca satisfecho donde está.

Debería haber basado mi juicio en hechos y no en palabras.

Es un lugar tan misterioso; la tierra de las lágrimas.

Al primer amor se le quiere más, al resto se le quiere mejor.

Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.

Cuando encuentras un diamante que no es de nadie, es tuyo. Cuando encuentras una isla que no es de nadie, es tuya. Cuando eres el primero en tener una idea, la haces patentar: es tuya. Yo poseo las estrellas porque jamás nadie antes que yo soñó con poseerlas.

Eres el dueño de tu vida y de tus emociones, nunca lo olvides. Para bien y para mal.

Lo que veo aquí es solo una corteza; lo más importante es invisible.

Los hombres se meten en los rápidos, pero no saben dónde van ni lo que quieren. Entonces se agitan y dan vueltas.

Se debe pedir a cada cual lo que está a su alcance realizar.

Es verdaderamente útil porque es linda.

Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír!

¡La Tierra no es un planeta cualquiera! Se cuentan en él ciento once reyes (sin olvidar, naturalmente, los reyes negros), siete mil geógrafos, novecientos mil hombres de negocios, siete millones y medio de borrachos, trescientos once millones de vanidosos, es decir, alrededor de dos mil millones de personas mayores.

La autoridad se apoya antes que nada en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, el pueblo hará la revolución. Yo tengo derecho a exigir obediencia, porque mis órdenes son razonables.

Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.

Bebo para olvidar que soy un borracho.

¿Y de que te sirve poseer las estrellas?

Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaré a ser dichoso.

Es una locura renunciar a todas las rosas solo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió.

Únicamente los niños aplasta la nariz contra los vidrios.

Pero las semillas son invisibles: Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una de ellas se le ocurre despertarse.

Él se enamoró de sus flores y no de sus raíces, en otoño no supo qué hacer.