Se acercan las Pascuas de la Resurrección y, naturalmente, todos lo espíritus cristianos se preparan para una celebración importante, posiblemente la más medular de toda la religión. A continuación te presentamos imágenes de Cristo y frases inspiradoras y piadosas. 

Imágenes de Cristo: vida, muerte y resurrección

Seleccionamos imágenes de la Pasión de Cristo para descargar y compartir en redes sociales o en WhatsApp.

Cristo resurrecto

Cristo en la cruz

Cristo y una hostia en su mano

Cristo resurrecto, en medio de ángeles

La última cena

Cristo en la cruz

Cristo resurrecto

Cristo en la cruz

Cristo y su gloria eterna

Figura de Cristo en la cruz

La última cena

Cristo y sus poderes sanadores

Cristo en la cruz y sangrante

Cristo, rodeado de ángeles

La resurrección de Cristo en toda su gloria

Viernes Santo

Jesús meditabundo

Jesús abrazando la cruz

Jesús pensante

La emoción del pueblo ante la resurrección de Cristo

Cristo en la cruz

Cristo en la gloria

Entrada en Jerusalén

Domingo de Ramos

Jesús en el cielo

Los romanos no puede creer el renacimiento

Cristo en la cruz

Representación del lunes Santo

Cristo ingresando con su gente

Cristo ha resucitado

Vigilia Pascual

Seguidores de Jesús

La Pasión de Cristo

Cristo y un cordero

La última cena

Cristo en la cruz

Última cena

Entrada a Jerusalén

Representación de Cristo en la cruz

Cristo resurrecto

Crucifixión de Jesús

Jesús pensando

Cristo revive de su seputura

La gloria eterna de Dios

Jesús entre ángeles

Crucifixión

Cristo en la cruz

Cristo en la última cena

Frases religiosas para compartir en Pascuas

  • La resurrección de Cristo es perdón para pecadores, vida para los que aceptaron su obra en la cruz y gloria por la eternidad con Él en los cielos.
  • El creyente que ama la cruz, encuentra que aún las cosas más amargas que vienen a su vida son dulces.
  • En la cruz, ¿fue Cristo quien murió o fue la muerte la que murió en Él? ¡Oh, qué muerte que mató a la muerte!
  • El Monte Calvario es la academia del amor.
  • Pero de mí será la Gloria, excepto en la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo me fue crucificado y yo al mundo.
  • ¿Por qué sufriste por mí, querido Jesús? Por amor. Las uñas, la cruz, la corona, ¡todo por mi amor!
  • La verdadera reverencia por la pasión del Señor significa fijar los ojos de nuestro corazón en Jesús crucificado y reconocer en él nuestra propia humanidad.
  • No se abandonen a la desesperación. Somos el pueblo de la Pascua y nuestra canción es el aleluya.
  • La muerte del Señor nuestro Dios no debe ser motivo de vergüenza para nosotros; más bien, debería ser nuestra mayor esperanza, nuestra mayor gloria. Al asumir la muerte que él encontró en nosotros, ha prometido finalmente darnos vida en él, como no podemos tener de nosotros mismos.
  • Te damos gloria, Señor, quien levantó tu cruz para atravesar las fauces de la muerte como un puente por el cual las almas podrían pasar de la región de la región de los muertos a la de los vivos. Estás indudablemente vivo.
  • La tragedia de la Pasión hace realidad nuestra propia vida y el conjunto de la historia humana. No podemos dejar que la Semana Santa sea solo una especie de conmemoración. Significa contemplar el misterio de Jesucristo como algo que continúa trabajando en nuestras almas.
  • La cruz no es para que la lleves en el cuello o la cuelgues en una pared: es para que la vivas cada día.
  • Hay que entender que la cruz no es un símbolo de padecimiento, sino uno de redención.
  • Cristo murió por mí; ahora yo vivo por Él.
  • El amor de Dios es como el océano. Puedes ver dónde comienza, pero nunca dónde acaba.
  • Aprovecha esta Semana Santa para recordar que Jesucristo recorrió el camino  de la vida con el fin de ser nuestro más excelente guía.
  • Este mensaje tan sencillo cambió al mundo por siempre: “no está aquí; Jesús ha resucitado”.
  • La Semana Santa para muchos es simplemente la muerte de un gran hombre, pero los que conocen a Jesús pueden afirmar que además de recordar la tragedia de su muerte, celebramos especialmente el significado de su Resurrección para nuestras vidas.
  • Si Jesucristo a la muerte venció, realmente ya nada puede herirnos.
  • ¿Cómo vivir correctamente la Semana Santa? Aprendamos del sufrimiendo de Cristo y tratemos de vivir bajo sus predicamentos hoy y el resto de nuestros días.
  • Las Pascuas es la demostración divina que la vida es esencialmente espiritual e intemporal.
  • El sufrimiento humano a alcanzado su culminación en el sufrimiento de Jesús, abrazando la Cruz.
  • Que el suceso de la resurrección nos rescate de la soledad, la impotencia, la desesperación, y nos transporte a un mundo de fortaleza, belleza y felicidad.
  • Jesús se apartó de nuestra vista para que volvamos a nosotros, entremos en nuestro corazón y le hallemos, pues aunque partió, siempre está aquí con nosotros.
  • El sentido de la Pascua no se encuentra en los conejitos ni en los huevos de colores. Para los que conocemos a Jesús, es mucho más que eso. Es la conmemoración de su victoria sobre la muerte, el cumplimiento de su amor.
  • La Semana Santa explica la belleza, la rara belleza de la vida nueva.
  • Por más que esté bajo la Cruz, el corazón cristiano camina bajo rosas.
  • El gran regalo de la Pascua es la esperanza; la esperanza cristiana que nos hace tener esa confianza en Dios, en su triunfo final y en su bondad y amor que nada puede quebrantar.

imágenes con Rostros de Cristo

Galería de imágenes del rostro de Cristo para descargar.

La importancia de Semana Santa

¿En dónde radica la importancia de Semana Santa? Si fuera un lugar, deberíamos decir en todas partes; sin embargo, fue un proceso, una concatenación de sucesos que hace a la esencia de la principal religión del mundo: la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

¿Y por qué decimos que hace a la esencia misma de esta religión? La respuesta es muy clara: Cristo ya demostraba poderes taumatúrgicos, pero su muerte y resurrección posterior, al tercer día, indica que la naturaleza de Jesucristo es divina, que si bien mantuvo una realidad corpórea, es en esencia Dios, en esa santa trinidad que tan bien conocen los creyentes: el Padre, el hijo y el Espíritu Santo.  Por lo tanto, podemos decir que dentro de la liturgia cristiana la Semana Santa es vital, medular.

Por otra parte, como toda festividad o conmemoración, invita a la reflexión. Un cristiano debe ser una persona, si no cae en pecado de vanidad, que se suponga perfectible, que puede mejorar paso a paso y qué mejor manera que hacerlo con las enseñanzas y andanzas de Jesucristo. Más que tristeza, pena; tendríamos que alegrarnos, fortalecernos y esperanzarnos por el mensaje que Jesucristo nos deja en los sucesos Pascuales y que recuperamos, de manera sabia, año tras año.